Bienvenido a Menorca

Menorca es una isla privilegiada, que ha sido durante siglos un punto de encuentro de culturas diversas y de gente viajera que ha dejado en ella un poso cultural y cosmopolita que se respira en las calles de la isla.

Tener uno de los mejores puertos del Mediterráneo nos ha convertido en un botín deseable para todos.

Macarella - Menorca

Menorca, llena de historia.

Desde las piedras milenarias, las taulas y yacimientos arqueológicos hasta las maravillosas playas vírgenes, refugio contra la prisa y el cansancio.

Cada pueblo de Menorca tiene su color y su sabor, cada playa tiene su encanto, cada rincón de la isla es un misterio que descifrar. 

Menorca está a la distancia exacta para ser un maravilloso y especial destino turístico para Europa, sin largos viajes. Quien busque belleza y  tranquilidad, lo  encontrará en numerosos puntos de Menorca:

Un amanecer en Es Castell, el primer punto de España que ve salir el sol.

Una puesta de sol en Son Bou, con los colores del cielo fundiéndose en una playa de arena infinita. Tres kilómetros de arenal impresionantes, donde dos  modernos y altos hoteles se levantan al lado de los restos de una capilla paleocristiana pegada al mar.

La fiesta de los caballos, tan propia y tan sentida que empieza con las irrepetibles de San Juan, en Ciutadella y sigue en cada uno de los pueblos: Ferreries, Migjorn, Alaior, Mercadal, Sant Lluis, Es Castell, Fornells, Sant Climent, Llucmaçanes, Mahón….

La gastronomía alcanza cotas de perfección con la caldereta de langosta, plato exquisito y exclusivo y comparte lugares estelares con la dulce repostería menorquina: pastissets, crespells , formatjades... El gin, testimonio de un dominio inglés que se asoma en cada rincón de la isla. El queso, nuestro embajador en la cocina internacional, tierno, semi o curado, fabricado con amor y paciencia desde los innumerables llocs ( fincas ).

El Camí de Cavalls, antiguo camino de caballos que daba la vuelta a la isla y vuelve a darla ahora, siglos después, por el empeño que pusieron muchos en recuperarlo. Son casi 190 kilómetros desde los que ver y compartir las mejores playas, las cuestas más difíciles y los rincones con más encanto. Menorca al fin, en todo su esplendor.

Pregonda - MenorcaRecalar con la barca en los puertos de Menorca o en las playas vírgenes que hacen irrepetible el litoral de la isla, con acantilados y calitas escondidas.

Si no conoce todavía Menorca, no lo dude.  Somos la mejor escapada, el mejor destino.

Dejamos huella en los corazones y en la memoria.

Por todo eso y más, tener una casa en Menorca es el sueño de muchos. Déjese enamorar por una oferta que hoy se ha vuelto asequible y póngase en contacto con nosotros.

Comprar casa en Menorca es una inversión y un sueño a la vez. Es tener un rincón en el paraíso, un trozo de azul particular.

Desde nuestra agencia inmobiliaria, le damos la bienvenida a la mejor, o casi, tierra que pueda conocer.

Menorca le espera.